Please enter your username and email address. Get new password
Register Now
x

“ZAMORA ES UNA CANTERA INAGOTABLE DE AVISTAMIENTOS DE OVNIS”

No Rating

Enfrascado en la gira promocional de “El ángel perdido”, Javier Sierra nos habla del Arca de Noé, los ángeles, piedras para contactar con Dios y ovnis en Zamora.

 

«Alcancé el éxito con “La cena secreta” porque fui fiel a mí mismo». Siete años más tarde, Javier Sierra lo ha vuelto a ser con una arriesgada apuesta en «El ángel perdido», una trama sin respiro que mezcla mitos ancestrales, personajes de textos apócrifos y tecnología de vanguardia en torno a la «malentendida» figura de los ángeles, «intermediarios con Dios». Aquel niño de 14 años que pidió a un escritor consejo para ser como él se ha convertido en un creador de best-sellers, el primer novelista español que entra en el la lista de los más vendidos en Estados Unidos. Su nueva propuesta, que encajaría como un guante en una película, conjuga una enorme cantidad de contenidos ensamblada con una compleja arquitectura. De ella y de su experiencia en Zamora habla a continuación.

-Han pasado siete años desde que publicó «La cena secreta». ¿Por qué ha apostado por una novela tan distinta como «El ángel perdido»?

-Después del éxito de «La cena secreta», no quería hacer una novela para cumplir. A mí me interesa satisfacer al lector y después de poner el listón muy alto, no quería caer en la tentación de hacer una secuela de mi anterior trabajo, porque hubiera sido fácil utilizar Las Meninas o las pinturas de Rafael en el Vaticano como argumento. Mi nueva novela está pensada para seguir interesando dentro de veinte años.

-Este trabajo habla del Apocalipsis, de ángeles y de piedras que sirven para comunicarse con Dios. Supongo que no defenderá, como J. J. Benítez en Caballo de Troya, que lo que narra se lo han contado y que es cierto…

-Lo mío es novela, aunque los pilares fundamentales de la obra están basados en hechos reales. Soy muy honesto con el lector y en el ultílogo del libro doy fe de qué cosas están basadas en hechos reales y cuáles no. Ni me invento la figura de John Dee -un mago de la reina Isabel I de Inglaterra que utilizaba unas piedras, las adamantas, para comunicarse con el más allá- ni es invención mía el lenguaje de los ángeles que se emplea en la novela, documentado históricamente. Con ellos, el libro quiere entretener y además es de los pocos artefactos de comunicación que te permiten pensar. La televisión y el cine no te dejan, si acaso la radio un poco más y también la prensa, que es literatura de noticias, al fin y al cabo.

-Santiago de Compostela, Estados Unidos, Turquía? ¿se ha recorrido todos los lugares que aparecen en la trama?

-Sí, aunque la idea de la novela surge en Londres en 2006, en el Museo Británico, cuando se celebraba el famoso juicio a Dan Brown por plagio. En unas vitrinas descubrí unos talismanes que John Dee utilizó «como vehículo de contacto con el más allá», algo que me chocó y en lo que decidí profundizar. La curiosidad me llevó a la Universidad de Oxford y a la Biblioteca Ashmoleana, donde me impliqué definitivamente. En cuanto a Santiago, la llegada fue más periférica, fruto de mi voluntad por que hubiera un escenario español, en este caso muy reconocible. Además, la ciudad del Apóstol y esa parte de Galicia fueron en época romana el «finis terrae», el fin del mundo, un elemento mitológico que me daba mucho juego: Los romanos veían a partir de la Costa da Morte el más allá, lo desconocido. También me llamó mucho la atención el parecido entre ciertas marcas de cantero del Camino Jacobeo y el lenguaje de los ángeles.

-La investigación le lleva al Monte Ararat, donde pudo estar el Arca de Noé, ¿cómo fue la experiencia?

-Era el único escenario de la novela que no conocía y, no sólo estuve, sino que lo escalé junto al alpinista César Pérez de Tudela. El Monte Ararat es un lugar tan peligroso que, al día siguiente de descender, desapareció un alpinista escocés, despeñado por un barranco.

-Explíquenos la referencia constante a dos documentos: la Epopeya de Gilgamesh y el Libro de Enoc.

-Cada uno de ellos cuenta el viaje que hacen Gilgamesh y Enoc de forma respectiva a un territorio inalcanzable, el más allá, al que acceden sin haber muerto. Lo exploran, vuelven y consignan sus observaciones por escrito. Son dos relatos fascinantes y únicos en la historia de la humanidad.

—Los ángeles son protagonistas de la narración e incluso llega a hablar de la tan de moda «angelología». ¿Cómo definiría este término?

—Es una disciplina teológica que habla de los ángeles, mal entendida por la opinión pública. La idea de estos personajes nos remite directamente a la imagen icónica de unos seres con alas… Yo me voy a las fuentes que hablan de estos intermediarios entre Dios y los hombres y doy un paso más. Comienzo con una cita del Génesis que explica cómo los ángeles se mezclan con las hijas de los hombres y tienen descendencia. La idea del cruce de unos seres celestiales con otros terrenales nos lleva al castigo divino del Diluvio: Dios quiere exterminar a esos descendientes. Todas las culturas han explorado esta idea.

—El Libro de Enoc es uno de los llamados textos apócrifos, no oficiales. ¿Cree que alguna vez la Iglesia cambiará de opinión y estudiará admitirlos?
—La Iglesia construyó su teología mediante el canon que se decide en el Concilio de Nicea, en el siglo IV. Es imposible que, de repente, abran la manga para aceptar este tipo de documentos.

—Pese a la belleza con la que usted describe el relato del patriarca Enoc en sus páginas…
—Son textos muy bonitos e incluso más antiguos que los canónicos, aunque, en la filosofía de la Iglesia no encaja cualquier documento que ponga en duda la divinidad de Jesús. No supieron entender El Libro de Enoc, que además de narrar un viaje a los «siete cielos», contiene una serie de informaciones científicas sobre órbitas, planetas o estrellas que —ante el peligro de enmascarar algún tipo de doctrina peligrosa— optaron por arrinconar.
—¿Qué cree que opina la Iglesia del tratamiento que hace de algunos temas tan controvertidos como éste?
—No sé cómo me ven ellos. La Iglesia ha colaborado las veces que lo he precisado y tengo lectores que son miembros de la Curia, incluso altos cargos que son amigos míos. Mis libros no son «pro Vaticano», pero tampoco son «anti Vaticano». El hecho de que «La cena secreta» hablara de Da Vinci como un personaje profundamente anticristiano, no tiene por qué afectarles porque Leonardo era así, yo no me invento nada. Ese tipo de informaciones quizá hayan creado cierta tensión entre miembros de la Iglesia con poca cultura, que también los hay, pero no entre los que son más cultos.
—¿Le preocupan esas tensiones?
—En absoluto. Hago mi trabajo y trato de ser lo más riguroso posible. No escribo los libros para que la gente crea o deje de creer, sino para los lectores duden.

Otras civilizaciones anteriores
—¿Cuál es su teoría personal del nacimiento del mundo?
—Estoy convencido de que existió un gran desarrollo antes de esta civilización, cuyo origen estaría en en Sumer. Es impensable que en diez mil años, el ser humano haya ido de las cavernas a la Luna. Que hubo antes otras civilizaciones me parece lo más sensato. Ya en las culturas más antiguas hablaban de civilizaciones anteriores: desde la Edad de Oro al Zep Tepi, el «primer tiempo» de los Egipcios. Sin embargo, nuestros historiadores, que pertenecen a la escuela materialista, prefieren llamar mito a este tipo de cosas.
—«El ángel perdido» se refiere constantemente a la idea del Apocalipsis, el fin del mundo. ¿El cambio climático o la crisis económica internacional actuales lo auguran?
—Vivimos tiempos apocalípticos, como cualquier civilización anterior. Si nos fijáramos en la caída de Roma, aprenderíamos más del momento actual, aunque Roma tardó mil años en caer y yo no creo que nosotros tardemos todo ese tiempo. Hoy día, no hay más que acercarse a la televisión para comprobar que estamos en el «pan y circo», en las subvenciones que constantemente da el Gobierno para que no haya desórdenes de ningún tipo. Eso es el «panem et circenses» de los romanos. Pero con Roma no se acabó el mundo, se reinventó. Llegaron los bárbaros, aprovecharon lo bueno de aquella civilización y continuamos creciendo. Y aunque no pretendo ser Nostradamus, está claro que nuestros bárbaros serán los chinos.
—¿Ve este último trabajo como un guión cinematográfico?
—«El ángel perdido» se podría prestar, aunque perdería algunas características de la novela. De convertirse en un guión, me gustaría lograr el statu quo que alcanzó un libro y una película como El nombre de la rosa, dos realidades distintas e igualmente buenas. Valoro cualquier tipo de comunicación y la posibilidad de hacer una película también me ilusiona.
—En definitiva, una novela realmente ambiciosa, ¿no cree?
—Ambiciosa en cuanto a contenido, pero con una estructura para ser leída por todo el mundo.
—¿Cómo explica el aluvión de libros sobre temas de tipo histórico con un tinte esotérico como los caballeros templarios o la masonería?
—Es algo muy sencillo, son temas que encarnan materias que el poder establecido nos ha querido hurtar. Ahora, por primera vez y en masa, la opinión pública duda profundamente de sus gobernantes. Cuando Zapatero dice que no hay crisis o Bush defiende que no hay armas de destrucción masiva en Irak, la gente no se lo cree. Cuando dudas de lo que ocurre con los poderes establecidos, echas la vista atrás y te das cuenta de que ya nos intentaron ocultar los templarios o el papel de la masonería en la fundación de Estados Unidos y en la formación de las democracias modernas. Es entonces cuando surge ese interés.
—En plena expansión de Internet, las nuevas generaciones de periodistas y comunicadores están unidas por la desorientación. ¿Qué les recomendaría para seguir caminos como el suyo?

—Les daré el mismo consejo que pedí a un escritor, Antonio Ribera, cuando yo tenía 14 años. El me dijo algo que no he olvidado en mi vida: «Aprende inglés». Me dediqué a estudiarlo como loco y no puedo describir lo importantísimo que ha sido en mi vida. A partir de ahí, hay que ser conscientes de una cosa: Especializarse es la única salvación para el periodista. Es preferible ser el mejor comunicador en carreras de caracoles que alguien que sirva para todo.

Cuentos fantásticos de niño
—¿Tuvo clara su trayectoria de escritor y explorador desde joven?
—Mi trayectoria es algo singular. Desde joven escribía cuentos fantásticos sobre tópicos de los ochenta. Con doce o trece años, jugaba a hacer periódicos y revistas y a grabar mis programas de radio. Cuando llegué a la universidad y me obligaron a elegir una carrera, seguida de otras opciones, me crearon un verdadero problema: Yo quería ser periodista o periodista.
—¿Le han llevado alguna vez sus investigaciones a Zamora?
—Claro. Hay una iglesia que siempre me ha llamado la atención, Santa María la Nueva, que tiene una ventana con rejas y un cartel recordando el milagro de unas supuestas hostias que salieron volando en el siglo XI y el famoso incendio. Fui a esa iglesia a documentar aquella historia y pregunté por qué habían puesto esa reja porque tenía una pinta muy extraña, parecía como si no quisieran que se volvieran a escapar aquellas “hostias voladoras”. Ese tipo de leyendas siempre me han llamado la atención, y las recogí en un libro de 1997 llamado «La España extraña», que habla también de Zamora.

—¿Y hay alguna historia más que le haya llamado la atención de la provincia?

—Hay muchas historias de avistamientos de ovnis en Zamora, con casos tremendos. De hecho, sabes que soy muy amigo de Íker Jiménez desde hace muchos años y nos hemos planteado explorar a fondo otra vez la provincia de Zamora en busca de esos viejos casos, porque es una cantera inagotable.
—Para acabar, respóndame: ¿En qué cree Javier Sierra?
—Javier Sierra está dispuesto a creer en todo, pero jamás va a convertir nada en dogma.

Entrevista realizada por José María Sadia.

Fuente: http://mas.laopiniondezamora.es/canales/revelaciones/espacio/1-ovnis/12-qzamora-es-una-cantera-inagotable-de-avistamientos-de-ovnisq.html

Author Profile

nandomdb
nandomdb
Investigador Ovni , he colaborado en diferentes medios de comunicación como espejo publico de Antena 3, Gente de TVE , La 8 Zamora. También he colaborado en el periódico El Dia de Zamora con una seccion de Misterio y ufologia. Actualmente soy colaborador de radio en la puerta secreta programa de misterio que se emite los domingos de 22 a 00 horas de la madrugada en la FM en Radio4G a nivel nacional.

Tags

Subscribe to RSS Feeds

Obtenga todas las últimas contenido entregado a su correo electrónico un par de veces al mes.

Libro de visitas

  • lola comunera / 12 Agosto, 2017:
    Saludos
  • pablo majuan / 21 Marzo, 2017:
    saludo amigos saludos desde lima Peru
  • lola / 14 Febrero, 2017:
    Me encanta el blog Nando. Yo soy más de creer...
  • Angela / 15 Noviembre, 2016:
    Eres un crak Nando!! Sigue asi .Un abrazo!
  • Maria Jimenez / 30 Octubre, 2016:
    Maria jimenez

Latest Events

Categorias

Facebook

Youtube

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: